Si buscas mejorar la calidad de la piel y suavizar las arrugas finas, queremos contarte que, sin duda, uno de los tratamientos que actualmente está dando los mejores resultados es el Plasma Rico en Plaquetas.

También conocido como PRP, es un tratamiento ampliamente utilizado en la medicina estética, y posee, hoy en día, múltiples aplicaciones, destacando la mejora del tono y la calidad de la piel y del cabello y un efecto reafirmante a nivel facial y corporal.

En este post queremos resolver las dudas que te puedan surgir acerca de este tratamiento y por eso te explicamos en qué consiste.

En primer lugar, para conseguir el plasma rico en plaquetas (PRP), se extrae una pequeña cantidad de sangre del paciente. Mediante un centrifugado de la misma se separan los glóbulos rojos de las plaquetas, buscando obtener plasma con una concentración alta en plaquetas.

Las plaquetas contienen factores de crecimiento, los cuales favorecen la reparación de los tejidos que tengamos dañados como consecuencia de agresiones externas o simplemente por el envejecimiento natural de la piel.

Una vez que se ha obtenido y preparado el plasma se inyecta en las zonas que vamos a tratar (principalmente en la cara, cuello, escote, manos y cuero cabelludo).

El método de inyección es la mesoterapia, que consiste en pequeñas inyecciones en las capas más superficiales de la piel con una aguja muy fina. Para reducir cualquier molestia se utiliza una crema anestésica, que se aplica de forma previa al tratamiento.

Ventajas de utilizar el tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas

Una vez inyectado el plasma rico en plaquetas en el paciente, se estimula la generación del ácido hialurónico, elastina y colágeno. Gracias a ello, lograremos una disminución de las arrugas, una mejoría de la elasticidad de la piel, y un aumento de la luminosidad, pudiendo ver los mejores efectos en un plazo de un mes aproximado desde el momento de la inyección.

El tratamiento se realiza en un tiempo breve, y de forma ambulatoria, permitiendo retomar nuestra vida cotidiana de manera inmediata. En general se recomiendan dos sesiones al año.

Es muy importante que para realizar correctamente este tratamiento se haga en las manos de un médico estético formado y con experiencia. Es necesario preguntar al paciente por toda su historia clínica, y aconsejar cuál es el tratamiento más adecuado para mejorar tu estética.

Pregúntanos pinchando aquí y te indicaremos si este es el tratamiento adecuado para ti teniendo en cuenta tus preferencias estéticas, mediante una primera visita informativa, puesto que conseguirás importantes beneficios en tu piel y en tu cabello.