Año nuevo, vida nueva  y, claro está, nuevos propósitos. Entre los más recurrentes, el de cuidarnos más y mejor y, como primer objetivo, perder los kilos adquiridos después de las fiestas. 

Antes de prescribir un tratamiento debemos tener claro qué tipo paciente viene buscando nuestra ayuda. Porque no es lo mismo remediar los estragos ocasionados por las vacaciones de Navidad, que la educación o reeducación integral en hábitos saludables de vida.

Antes de prescribir un tratamiento debemos tener claro qué tipo paciente viene buscando nuestra ayuda

Es fundamental distinguir entre el paciente que viene con sobrepeso pero mantiene una silueta proporcionada y aquel que ya presenta la grasa situada en una zona concreta.

El hecho de distinguir entre uno y otro será la clave para elaborar un plan de acción desde nuestro departamento de medicina estética. Lo más habitual es combinar una buena alimentación, con una dieta equilibrada y específica para cada paciente, junto con un circuito de aparatología específica que nos ayude a llevar la grasa a su sitio.

Para eliminar la grasa localizada los tratamientos estéticos que recomendados son:

INDIBA: se aplica de forma controlada mediante distintos terminales según la zona que se vaya a tratar. Utiliza una energía localizada (diatermia) que eleva la temperatura de los tejidos, tales como la piel y la grasa.

Logra hidratar, oxigenar, revitalizar y regenerar las células de nuestro cuerpo desde el interior, rejuveneciendo cada célula de la zona tratada.

Recupera la forma de tu cuerpo con INDIBA

Gracias a este tratamiento corporal podremos reafirmar la piel, remodelar y reducir la grasa de determinadas zonas (abdomen, muslos, brazos, espalda, glúteos) y reducir la celulitis.

Carboxiterapia: Está especialmente recomendada en el tratamiento contra la celulitis y la flacidez.

Consiste en la infiltración del gas CO2 (dióxido de carbono) mediante una pequeña aguja en la zona a tratar. Gracias al intercambio gaseoso se produce una oxigenación del tejido, se restaura la microcirculación y se estimula la síntesis de colágeno, mejorando la elasticidad de la piel. Además, se produce una distensión del tejido celular subcutáneo, liberando bradiquinina, serotonina, histamina y catecolaminas, que estimulan receptores beta-adrenérgicos, lo que genera una lipólisis (descomposición de la grasa).

La carboxiterapia como tratamiento contra la celulitis y anti flacidez

Para eliminar la grasa más rebelde lo mejor es  la combinación de tres procedimientos médico-estéticos:

  • Mesoteriapia
  • Carboxiterapia
  • Radiofrecuencia.

La mesoterapia consiste en infiltrar principios activos alopáticos u homeopáticos en la zona que se desea mejorar. El tratamiento se elegirá en función del tipo de grasa a tratar y del aspecto de la piel. Mediante aparatología controlamos la profundidad de la infiltración y la dosis adecuada.  Es una técnica muy precisa.

La carboxiterapia o aplicación de dióxido de carbono por vía subcutánea. Se realiza mediante pequeñas infiltraciones y consigue la oxidación de los ácidos grasos Sus efectos son: reducción de celulitis y flaccidez.

La radiofrecuencia, es un potente aliado de los dos tratamientos anteriores y una herramienta eficaz para combatir la celulitis. Consiste en un calentamiento superficial y profundo de la piel y del tejido adiposo. Esto, favorece el drenaje linfático, aumenta la circulación en la zona y estimula la formación de colágeno nuevo.

La carboxiterapia o aplicación de dióxido de carbono por vía subcutánea se realiza mediante pequeñas infiltraciones y consigue la oxidación de los ácidos grasos, reduciendo la celulitis y la flacidez.         

Aunque el número de sesiones recomendado dependerá de las necesidades del paciente, se aconseja una sesión de cada técnica a la semana durante nueve semanas.      

Si lo deseas, nuestros especialistas en medicina estética analizarán tu caso concreto y te asesorarán sobre cómo lograr tus objetivos.

¡Pide cita, recupera la forma de tu cuerpo y olvida los excesos de las navidades!