Si en algún momento te has preguntado cuál es el mejor proceso para poder retocar tu nariz, o si quieres conseguir una reducción o moldeado de la forma de la misma, este es el post que debes de leer para informarte sobre la cirugía de rinoplastia.

La rinoplastia o cirugía de la nariz, es aquella que permite modificar la forma de la nariz, los orificios, el tabique nasal o la inclinación de la misma. Esta cirugía se realiza tanto por fines estéticos como por motivos funcionales (malformaciones en el nacimiento que impiden una correcta respiración, o de forma posterior a un accidente).

Una nariz diferente a los estándares más proporcionados sí que puede causar una falta de armonía en la imagen general del rostro

Lo más importante a la hora de realizar una rinoplastia es que exista una total comprensión entre lo buscado por el paciente y aquello que puede proporcionarle el cirujano plástico.

Esta parte de nuestro rostro es una de las más interesantes y, sin lugar a duda, uno de los ejes más característicos a la hora de describir la belleza o no de una persona. Esto suele ocurrir dado que aquellas narices bonitas no suelen destacar especialmente, mientras que una nariz diferente a los estándares más proporcionados sí que puede causar una falta de armonía en la imagen general del rostro. Es en este punto, donde el paciente puede recurrir a la intervención quirúrgica para dulcificar sus rasgos.

¿Puedo hacerme una rinoplastia?

La tipología de nariz más habitual que suele ser objeto de una rinoplastia son aquellas que tienen una nariz muy proyectada, una giba dorsal grande, la punta nasal caída, o una nariz que no sigue, como ya te hemos contado, un patrón homogéneo.

Es importante que tengas toda la información posible, y por eso queremos recordarte que esta cirugía se realiza en quirófano, con anestesia local o general, en función del tipo de intervención, y que suele tener una duración de dos o tres horas. En la mayoría de los casos, sin necesidad de ingreso hospitalario como norma general.

En cuanto al proceso de recuperación, el médico recomienda seguir unas sencillas pautas post operatorias como dormir con la cabeza elevada. A los dos días tras la operación, el paciente comenzará a sentirse mejor, pero deberá tener cuidado a la hora de realizar determinadas actividades que pudieran dañar la nariz, al menos, durante el primer mes.

La Clínica del Doctor Ángel Juárez cuenta con uno de los mejores equipos de expertos en la realización de rinoplastia. La amplia experiencia en cirugía estética plástica, la profesionalidad y la utilización de las últimas y más avanzadas técnicas en rinoplastia hacen posible que contemos con un excelente índice de satisfacción por parte de nuestros pacientes. Llámanos, pide un cita y te asesoraremos de forma personal.