El cuidado diario es una de la claves para mantener nuestra piel sana, brillante y tonificada. Hidratar nuestro cuello, rostro y manos se tiene que convertir en una rutina si queremos evitar que aparezcan, en la medida de lo posible, las imperfecciones producidas por el paso del tiempo. Pero para cuando estas comiencen a ser visibles, existe un tratamiento estético capaz de paliarlas: el láser de CO2 fraccionado.

El tratamiento consiste en la emisión de un láser fraccionado que produce micro perforaciones en la piel estimulando la reparación de la misma. Se trata de uno de los métodos más efectivos para mitigar los signos del envejecimiento ya que el láser elimina las células dañadas, estimula la capa de colágeno y recupera la luminosidad perdida.

Además, esta técnica también se emplea para mejorar las cicatrices de acné, otras cicatrices producidas por otras causas como cirugías o traumatismos, mejorar la textura de la piel o atenuar las manchas producidas por la edad.

Normalmente de una a tres sesiones con láser de CO2 Fraccionado suelen ser suficientes para regenerar la piel, aunque será el especialista quien nos indique, en cada caso, las sesiones necesarias. Una vez aplicado el tratamiento nuestros pacientes aprecian sus efectos rápidamente.

Si quieres que te informemos personalmente sobre los beneficios y la aplicación de este tratamiento o quieres pedir una cita con nuestro equipo de especialistas puedes llamarnos por teléfono o escribirnos Aquí.