Pasar calor, hacer deporte, el estado de ánimo, el estrés, o los cambios hormonales son los principales factores que provocan la transpiración natural de nuestro cuerpo. Sin embargo, hay ocasiones en que el exceso de sudor en las axilas se produce de manera excesiva y puede llegar a suponer un problema estético e incluso, afectar a la calidad de vida del paciente.

Esta afección se conoce con el nombre de hiperhidrosis axilar. Las personas que lo padecen generan un constante e imprevisible exceso de sudoración en las axilas incluso en momentos en los que no es normal transpirar, como puede ser estando en reposo o a bajas temperaturas.

La hiperhidrosis afecta indistintamente a hombres y mujeres y no sólo es exclusiva de la zona de las axilas ya que puede aparecer en distintas partes del cuerpo de manera localizada como en manos, pies y cara.

En todos los casos anteriores, el exceso de sudor genera un malestar constante en la persona que lo padece, falta de confianza e incluso afectar a su calidad de vida. Pero cuando un paciente sufre de hiperhidrosis axilar existen una serie de inconvenientes añadidos entre los que se encuentra manchar constantemente la ropa de sudor dejando marcas visibles e incluso generando mal olor.

  Elimina el exceso de sudor en las axilas con botox hiperhidrosis axilar

¿Cómo tratar el exceso de sudor en las axilas?

La hiperhidrosis es una afección crónica pero que puede tratarse de forma eficaz y segura. Los especialistas del departamento de medicina estética liderados por el doctor Ángel Juárez, cuentan con una dilatada experiencia en este tipo de casos, en los que aplican un tratamiento basado en el uso de toxina botulínica con excelentes resultados.

Para detener el exceso de sudor en la zona, el médico se asegura en una primera cita que el tratamiento con Botox es el más indicado para tratar al paciente. Después, en la propia consulta, se aplicarán pequeñas dosis de toxina botulínica en las axilas mediante microinyecciones que provocarán un bloqueo selectivo de la función de las glándulas sudoríparas evitando la secreción de sudor.

El efecto del Botox en el organismo es temporal, siendo necesario volver a la consulta cada 6 u 8 meses. Eso sí, los resultados son inmediatos y muy satisfactorios. Además, es un tratamiento mínimamente doloroso para el paciente y, aunque en la mayoría de los casos no es necesario, se puede llegar a aplicar una crema anestésica una hora antes del tratamiento.

Si lo deseas, nuestros especialistas en medicina estética analizarán tu caso concreto en consulta y te asesorarán sobre el mejor tratamiento para para el exceso de sudor en las axilas. Puedes ponerte en contacto con nosotros a través del teléfono 913574620 y a través de nuestro formulario de contacto haciendo clic AQUÍ.