Gestos tan habituales como dar la mano al saludar o al despedirse, acariciar a las personas que más queremos o incluso coger un objeto cualquiera, puede convertirse en una situación incómoda si se padece de hiperhidrosis palmar.

La transpiración en las manos puede producirse por diversas razones. Por ejemplo: estar expuesto a altas temperaturas, realizar ejercicio físico, sufrir cambios hormonales en el cuerpo, o padecer de ansiedad o estrés.

Y, aunque sudar es un mecanismo natural de nuestro cuerpo, hay ocasiones en que se produce de una manera excesiva e incontrolada. Esta situación puede llegar a desencadenar un trastorno en la vida diaria de una persona afectando tanto a sus relaciones personales como a su calidad de vida.

La hiperhidrosis palmar (como se conoce a esta sudoración excesiva en las palmas de las manos) afecta indistintamente tanto a hombres como a mujeres. La aparición de los primeros síntomas son visibles desde la infancia y/o en la pubertad y es común que afecte también a otras partes del cuerpo como las axilas, ingles o la planta de los pies.

¿Se puede eliminar los síntomas de la hiperhidrosis palmar?

Existen varios consejos que una persona puede incorporar a su día a día para evitar el exceso de sudoración en las manos: no tomar alimentos ni bebidas que propicien la sudoración, llevar ropa transpirable o controlar las situaciones que producen estrés, son sólo algunas de estas. Pero desde el departamento de Cirugía y Medicina estética liderado por el doctor Ángel Juárez queremos darte una solución segura, duradera y eficaz.

La hiperhidrosis palmar es una afección que se puede tratar gracias al uso de la toxina botulínica. Los resultados no sólo son seguros, sino que además son inmediatos deteniendo la transpiración excesiva de las palmas de las manos de las personas afectadas.

Para llevar a cabo este tratamiento, lo primero es conocer cuáles son las necesidades del paciente ya que cada persona es diferente. Por este motivo es imprescindible concertar una primera cita (gratuita) con nuestros especialistas donde se apruebe que el tratamiento con botox es el más indicado para su caso concreto.

Una vez confirmado el punto anterior el proceso es muy sencillo ya que consiste en la aplicación de pequeñas dosis de toxina botulínica mediante microinyecciones en aquellas zonas clave de las palmas de la mano. De esta forma, el botox actúa como bloqueador selectivo de las glándulas sudoríparas y se consigue evitar la secreción de sudor.

Este tratamiento es instantáneo, eficaz y muy seguro. Eso sí, es necesario volver de nuevo a la consulta una vez han pasado entre 6 y 8 meses para volver a aplicar una nueva dosis de toxina botulínica.

El equipo dirigido por el doctor Dr. Ángel Juárez cuenta con los mejores especialistas y una amplia experiencia en el tratamiento para detener el exceso de sudoración en las palmas de las manos. Si lo deseas, puedes concretar una cita con nuestro equipo por teléfono 913574620 o a través del formulario de contacto.