Cicatrices


Las cicatrices son el resultado del proceso normal de curación de las heridas, el cual es altamente variable, con gran influencia de la edad, la raza o la causa de la herida entre otros factores.

Entendemos como cicatriz normal aquella que es poco perceptible, de un color prácticamente igual al de la piel que la rodea y que no está sobreelevada o deprimida. Podríamos decir que es la cicatriz deseable.

Cuando una cicatriz no cumple con estas características será más visible y potencialmente antiestética y por tanto será causa de inseguridad y desagrado en la persona que la padece.

Cicatrices Anómalas

Dentro de las cicatrices anómalas podemos encontrar varios tipos:

Cicatrices hipo o hiperpigmentadas: Se trata de cicatrices que han adquirido una tonalidad diferente a la zona donde se produjo la herida o incisión, por lo que adquiere en ocasiones un aspecto llamativo pudiendo ser más claras (hipopigmentadas) o más oscuras (hiperpigmentadas).

Cicatrices atróficas: son cicatrices deprimidas que pueden tener más o menos la coloración de la piel normal que las rodea. Son muy frecuentes en la cara como consecuencia del acné.

Cicatrices hipertróficas: son cicatrices llamativas que están sobreelevadas y permanecen dentro de los márgenes de la incisión o herida, de una tonalidad rojo-violácea y que en muchos casos producen molestias y picor. Este tipo de cicatrices son una fuente muy importante de malestar entre las personas que las desarrollan, sobre todo cuando éstas se localizan en una zona visible.

Queloides: son cicatrices patológicas que están causados por una excesiva proliferación de tejido fibroso, creciendo más allá de los límites de la herida original o incisión, más exuberante de lo normal, y que no disminuye con el tiempo. Un queloide suele asociar síntomas como el dolor y el intenso picor, y generan malestar a la persona que los padece. Su aparición es más frecuente en personas de piel morena, y en zonas del cuerpo que están sometidas a mucha tensión y movilidad, como la parte anterior del tórax, el reborde mandibular o el cuello y el lóbulo de la oreja.

¿Qué tratamientos existen para cuidar tu cicatriz?

El tratamiento de una cicatriz debe comenzar incluso antes de una operación de cirugía estética para lograr el mejor resultado posible: tratamiento preventivo. Consiste en preparar e hidratar la piel para afrontar el proceso de cicatrización.

En la Clínica del Dr. Ángel Juárez te recomendaremos cómo conseguir una buena preparación de la piel con la aplicación de aceites hidratantes y tratamientos de radiofrecuencia INDIBA durante los días previos a la intervención.

En la actualidad existen diversos tratamientos para mejorar el aspecto de las cicatrices, actuando en varios momentos del proceso de cicatrización.

  • El láser UrgoTouch está concebido para el tratamiento preventivo de las cicatrices. Se realiza tras la sutura meticulosa de la incisión, con una sola aplicación, es seguro e indoloro. Gracias a este tratamiento, se activan las proteínas de choque térmico (HSP), que actúan sobre el proceso de cicatrización. Dichas proteínas son conocidas por su capacidad de reducir la inflamación y por sus propiedades cicatrizantes. Actuando anticipadamente se optimiza la reconstrucción del tejido para obtener cicatrices menos visibles.


En la clínica del Dr. Ángel Juárez usamos las mejores técnicas quirúrgicas y la mejor tecnología para obtener una cicatriz más estética. El doctor Ángel Juárez recomienda a sus pacientes el láser UrgoTouch como primer tratamiento de las cicatrices.

Una vez que la cicatriz esté ya establecida deberemos modificar el tratamiento en función del tipo de cicatriz y de su progresión.

  • Pomadas o aceites regenerantes. Es recomendable la hidratación diaria de la cicatriz tras ser retirados o reabsorbidos los puntos de sutura. Aceites con alto contenido en ácidos grasos esenciales y vitamina C, el aceite de rosa mosqueta o el ácido hialurónico poseen una poderosa capacidad cicatrizante.

  • Protectores solares. Es imprescindible proteger las cicatrices del sol desde el primer momento hasta pasados 18 meses, cuando la fase de remodelación de una cicatriz se haya estabilizado. Las nuevas cicatrices presentan una pérdida de pigmento y melanina, por lo que son mucho más sensibles a los rayos UV.

    El Dr. Ángel Juárez recomienda a sus pacientes el uso de protector solar SPF50 en las cicatrices.

  • Parches de silicona reductores de cicatrices. Son apósitos adhesivos hipoalergénicos que aportan muy buenos resultados en la cicatrización debido a la temperatura, humedad y presión continua que realiza el parche sobre la cicatriz. Además, ofrecen protección solar total.

    En nuestra clínica recomendamos los parches de silicona a partir del mes y medio de la creación de la cicatriz, cuando la piel está curada y sin costras.

  • Masajes manuales. Es importante movilizar la cicatriz para evitar adherencias con los planos subyacentes. Con una crema hidratante para cicatrices realizaremos diariamente masajes circulares, presionando sobre el tejido cicatricial. Como tratamiento complementario, contamos con la radiofrecuencia INDIBA que ayuda a reorganizar los depósitos de fibras de colágeno y así ablandar la cicatriz.

  • El uso de corticoides intralesionales y la remodelación de las cicatrices con dispositivos láseres fraccionados ablativos (Láser CO2 Fraccionado) han demostrado gran efectividad en el tratamiento de las cicatrices antiestéticas, atenuándolas y regularizando su superficie.

  • En casos extremos o que queramos corregir una cicatriz ya existente, deberemos realizar una extirpación quirúrgica de esta y tener en cuenta su localización y las líneas naturales de la piel para obtener el mejor resultado. El objetivo del restablecimiento de la cicatriz será conseguir una mejora en la funcionalidad y movilidad, además del resultado estético.

Claves y procedimientos de nuestros especialistas para conseguir una buena cicatriz.

En nuestra cínica, al planificar una intervención quirúrgica, individualizamos cada caso y analizamos las preferencias de nuestros pacientes, la calidad de la piel y los factores externos que pueden influir en la cicatrización de sus heridas.

Realizamos una serie de procedimientos y recomendamos unas indicaciones a los pacientes para que las cicatrices de su cirugía queden lo más estéticas y disimuladas posibles:

  1. Diseño de la cicatriz siguiendo las líneas naturales, pliegues y surcos de la piel.
  2. Cierre y sutura de la herida quirúrgica por planos para eliminar tensión en la cicatriz y evitar dehiscencia y cicatrices anchas.
  3. Uso de suturas de alta calidad con técnicas de alta precisión.
  4. Aplicación del Láser UrgoTouch para las cicatrices. La eficacia de este láser ha sido clínicamente demostrada con una reducción media del volumen de la cicatriz del 36%.
  5. Tratamiento hidratante pautado de las cicatrices con cremas regeneradoras desde la retirada de puntos y la utilización de parches de silicona al mes y medio de la intervención.
  6. Uso de protector solar en las cicatrices SPF50 durante 12 - 18 meses si las cicatrices están expuestas.
  7. Masajes manuales para evitar adherencias de los tejidos.

Solicita información


Puedes resolver tus dudas o concertar una cita con el Dr. Ángel Juárez a través del siguiente formulario de contacto:

Nombre *
Email *
Teléfono *
Mensaje *

Otras Especialidades

Cirugía Estética
Cirugía Plástica
Medicina Estética