USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, por motivos funcionales y para facilitar su interacción con redes sociales. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

 

Cirugía estética genital femenina

Introducción

Desde siempre ha existido un gran interés en resaltar los atributos sexuales externos, tanto en el hombre como en la mujer. En el ámbito femenino este interés no se limita en la actualidad a la remodelación de los senos o del contorno corporal sino que abarca también el rejuvenecimiento  y embellecimiento de los genitales externos.

La Cirugía Íntima Femenina intenta resolver diversos problemas que afectan al área genital femenina. Corrige disfunciones y mejora defectos íntimos que la mujer considera no estéticos o no funcionales y que afectan secundariamente a su vida psicosexual y social. La reconformación de genitales externos por parte de un cirujano plástico permite a personas sanas mejorar su aspecto, además de los beneficios que puede tener para la autoestima y las relaciones de pareja. La cirugía permite corregir alteraciones en el aparato genital externo femenino causados por el envejecimiento, por pérdidas o ganancias de peso o derivadas del parto.

La mayoría de estas técnicas se realizan con anestesia regional y de forma ambulatoria sin necesidad de ingreso.

El periodo de convalecencia depende del procedimiento realizado, pero suele ser de 7 días. Las suturas se reabsorben de forma espontánea. Debe esperarse aproximadamente 1 mes tras la intervención para reanudar las relaciones sexuales.

Tratamientos

Una labioplastia o ninfoplastia permite corregir unos labios menores demasiado grandes o colgantes o incrementar el relieve de los labios mayores mediante el relleno con tejido graso propio de la paciente.

La vaginoplastia o el rejuvenecimiento vaginal persiguen devolver un diámetro adecuado al canal vaginal e incrementar la tonicidad de los músculos vaginales y perineales que se hallan relajados a consecuencia de la edad o de los partos. También es posible corregir la falta de desarrollo de la vagina (agenesia vaginal) mediante el empleo de varias técnicas quirúrgicas.

La clitoroplastia permite reducir el tamaño del clítoris, si éste se halla hipertrofiado, o remodelar el mismo, si éste se halla demasiado escondido por su capuchón.

La lipoescultura y el lifting púbico pueden corregir deformidades y laxitudes en el pubis y el Monte de Venus.

La himenopalstia es una intervención que permite reconstruir el hímen por motivos culturales o religiosos. Puede realizarse aisladamente, o en conjunto con otros procedimientos quirúrgicos.