Depilación: láser

El Láser es un método de supresión del crecimiento capilar rápido y seguro que además deja los poros y los tejidos de la piel intactos.

Esta técnica permite eliminar el vello de todas las partes del cuerpo incluyendo el mentón, el labio superior, las mejillas, las orejas, la nariz, la frente, el cuello, las axilas, los brazos, el tórax, las areolas, la espalda, la línea alba, las ingles y las piernas.

Durante la sesión, deberá protegerse los ojos con unas gafas específicas según el tipo de láser.

Aunque las sesiones suelen ser indoloras, algunos pacientes puede sentir una leve molestia en los tratamientos muy extensos, por lo que es recomendable dividirlos en dos tiempos que pueden durar entre diez minutos y una hora, dependiendo de la zona a tratar.

El número de sesiones dependerá del grosor y el color del vello de cada paciente y de la región que desee tratarse.