Tatuajes

Existe una técnica que consigue desdibujar y eliminar la tinta inyectada en la piel, de manera sencilla y eficaz: la aplicación de la Luz Láser.

El tratamiento láser permite destruir el pigmento sin causar daño en la piel, ya que la irradiación de la luz es de nanosegundos, con lo que solamente actúa sobre la tinta y no sobre el tejido circundante, evitando así cicatrices ni marcas de ningún tipo.
 
Se puede administrar anestesia local al paciente para mitigar el dolor del tratamiento, siendo un tratamiento ambulatorio.