Tratamiento de varices

Las varices pueden evolucionar cierto tiempo sin molestias, pero todas, absolutamente todas, aumentan en tamaño y número si no se hace nada por evitarlo. 

Para prevenir

  • Tratamiento estético: drenaje. Su función es limpiar los vasos linfáticos y aportarles oxígeno y nutrientes. Los expertos recomiendan una sesión semanal. Reduce la sensación de cansancio y piernas hinchadas.
  • Tratamiento quirúrgico: Chiva (Cura Hemodinámica Insuficiencia Venosa Ambulatoria). Elimina los puntos que causan las varices, pero sin eliminar las venas ya dilatadas, por lo que se trata de una técnica muy conservadora. Se realiza con anestesia local y sin ingreso. En tan sólo 15 minutos consigue prevenir la aparición de varices y eliminar de una vez el problema de piernas hinchadas, los calambres y el dolor.

Para curar (sin cirugía)

  • Esclerosis: consiste en la aplicación de una inyección con una sustancia oclusiva directamente en la vena, con la consiguiente desaparición de la variz. Es el tratamiento más indicado para eliminar las arañas vasculares. No exige reposo posterior ni deja cicatrices, y sólo requiere anestesia local.
  • Esclerosis con transiluminación: es un sistema que ofrece una información extra sobre el sistema venoso y que agiliza el tratamiento. Emite dos luces frías que permiten ver perfectamente la red venosa superficial. Detectada la gravedad de la lesión, se procede a tratar la esclerosis.
  • Fotoesclerosis con láser: indicada para las varices pequeñas. Es casi indolora, pero pueden salir manchas. Número de sesiones: entre cuatro y siete, con un intervalo de al menos un mes.
  • Terapia fotodinámica FTDV: combina los dos métodos anteriores. Ventajas: se pueden tratar varices más gruesas. Basta una sesión con dos repasos posteriores. Inconvenientes: hay que usar medias de compresión gruesas dos semanas. La zona se verá roja durante tres semanas.