USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, por motivos funcionales y para facilitar su interacción con redes sociales. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

 

Este artículo me ha parecido Sin valorarEste artículo me ha parecido MaloEste artículo me ha parecido RegularEste artículo me ha parecido BuenoEste artículo me ha parecido Muy BuenoSin valorar
Reportar este artículo al admistrador
Para añadir este artículo a tus favoritos deberás registrarte o identificarte
 escrito por elDoctor

Regenerar la piel a la vuelta del verano es una buena solución a la hora de  reparar y preparar la piel para el otoño y e invierno.

Por otro lado, también se “difuminan” las manchas de pigmentación y otras señales del envejecimiento cutáneo.

Los Factores de Crecimiento pueden ser una solución para las pieles fotoenvejecidas en sus estructuras profundas.

Sus diferentes resultados dependen en gran medida de la forma de aplicarlo. 

La piel adelgaza y se hace flácida con el paso del tiempo, como consecuencia de que  la dermis (su capa más profunda) pierde gran cantidad de su tejido conectivo intercelular.

Mediante la inyección de factores de crecimiento se estimula la síntesis de colágeno y elastina (proteínas del tejido conectivo) y se consigue un efecto regenerador, al tiempo que de algún modo se frena el adelgazamiento cutáneo.

Cómo se lleva a cabo.

Se  centrifuga la sangre para obtener un plasma  con concentraciones de factores de crecimiento cinco veces superiores a los de la sangre normal y se activa el fibrinógeno (una proteína que interviene en la coagulación).

Dependiendo de tal activación, se obtienen  diferentes resultados o aplicaciones, bien como mesoplastia si es muy líquido, o como relleno si tiene más cuerpo.

Los resultados son  buenos y al ser un material autologo, no hay rechazo.

El tratamiento puede repetirse cada seis meses y completarse con otros.