USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, por motivos funcionales y para facilitar su interacción con redes sociales. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

 

Este artículo me ha parecido Sin valorarEste artículo me ha parecido MaloEste artículo me ha parecido RegularEste artículo me ha parecido BuenoEste artículo me ha parecido Muy BuenoSin valorar
Reportar este artículo al admistrador
Para añadir este artículo a tus favoritos deberás registrarte o identificarte
 escrito por elDoctor

El doctor Ángel Juárez, jefe del Servicio de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora del Hospital La Zarzuela de Madrid, recomienda los tratamientos estéticos combinados, como la aplicación de factores de crecimiento, para rejuvenecer pieles envejecidas.

FACTORES DE CRECIMIENTO PARA REJUVENECER MANOS Y ROSTRO

“El tratamiento con factores de crecimiento está recomendado para pieles envejecidas en su estructura más profunda y que acusan flacidez como consecuencia de la pérdida de tejido conectivo intercelular en la dermis”, aclara Ángel Juárez.

En qué consiste: “Los factores de crecimiento son proteínas encargadas de regular las funciones esenciales de regeneración y reparación de los tejidos. Mediante mesoterapia, microinyectamos los factores de crecimiento para estimular la síntesis de colágeno y elastina, proteínas del tejido conectivo, produciendo un efecto regenerador al tiempo que se frena el adelgazamiento cutáneo.” El colágeno que se genera es de tipo III y IV, presente en las pieles jóvenes.

Como resultado, la piel luce tersa y revitalizada, aumentando su grosor, consistencia elástica y microcirculación sanguínea y disminuyendo las arrugas. Se recomienda llevar a cabo una sesión al año o dos si se trata de pieles muy maduras.

Otra de las aplicaciones de los factores de crecimiento resulta de su combinación con diversas técnicas como el peeling y las infiltraciones de ácido hialurónico para el rejuvenecimiento de las manos. “El protocolo comienza con un peeling para aclarar las manchas del dorso de las manos. A continuación y tras extender una crema anestésica en la zona, infiltramos sculptra, ácido hialurónico o poliláctico en los espacios interóseos para redensificar e hidratar las manos y disminuir la visibilidad de las venas. Por último, aplicamos los factores de crecimiento epidérmico, pero esta vez en una mascarilla que, extendida sobre las manos, revierte los efectos del envejecimiento fisiológico y las revitaliza”, explica el doctor.

“Una de las ventajas del tratamiento con factores de crecimiento es que no produce efectos secundarios de rechazo, alergia o reacción a cuerpos extraños, ya que se trabaja con sustancias extraídas de la sangre del propio paciente”.