USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, por motivos funcionales y para facilitar su interacción con redes sociales. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

 

Este artículo me ha parecido Sin valorarEste artículo me ha parecido MaloEste artículo me ha parecido RegularEste artículo me ha parecido BuenoEste artículo me ha parecido Muy BuenoSin valorar
Reportar este artículo al admistrador
Para añadir este artículo a tus favoritos deberás registrarte o identificarte
 escrito por elDoctor

El pasado 21 de noviembre, Teresa de la Cierva se hizo eco sobre la nueva técnica para pegar las orejas de soplillo que estamos utilizando en el Hospital de la Zarzuela. Os dejamos un extracto del artículo.

¿Quién no ha sufrido burlas de pequeño por tener las orejas de soplillo? ¿Cuántas niñas, y no tan niñas, no se han hecho nunca un recogido por no enseñarlas? Según un estudio de Allergan, 5 de cada 10 niños reconoce haber padecido bromas relacionadas con el tamaño de sus orejas, y la mayoría confiesa que les han hecho daño y admite que se sentiría más feliz y con mayor autoestima si no tuviera las orejas así. Y 3 de cada 10 mujeres encuestadas considera que tener orejas de soplillo es peor que tener michelines, porque son más difíciles de solucionar y provocan más burlas.

Con estos datos estoy segura de que el 5% de los españoles que tiene orejas de soplillo celebrará la noticia de un nuevo dispositivo medico que “suelda” las orejas prominentes al instante, y que llegan llegan como alternativa a la otoplastia, que es una dolorosa intervención de cirugía estética que necesita anestesia general, y requiere vendajes en la cabeza.

EarFold ha sido desarrollado por Norbert Kang, el cirujano plástico del hospital de Londres Royal Free, y consiste en colocar unos implantes bajo la piel (parecidos a pequeñas grapas) a través de una pequeña incisión.

“El implante aprieta el cartílago de la oreja moldeándolo hasta adoptar la forma decidida, reduciendo la prominencia de los pabellones auriculares”, me cuenta el doctor Ángel Juárez, cirujano plástico y reparador del hospital La Zarzuela en Madrid, y pionero en realizar la técnica. “La incisión se cierra con uno o dos puntos absorbibles y el paciente puede sentir molestias o hinchazón, pero remiten en unas horas”.

Leer artículo completo

Galería (3 imágenes)?