Aunque tus redes sociales digan lo contrario, hay vida más allá de la playa y el chiringuito en verano, y si tú plan es quedarte en la ciudad, qué mejor momento para aprovechar para cuidarte y darte algún que otro capricho beauty.

Aunque de primeras tendemos a pensar que el verano no es el mejor momento, por el sol principalmente, para hacerse tratamientos faciales, hay algunos que puedes realizarte perfectamente para volver a la oficina en septiembre con mejor cara todavía que si te hubieses ido al Caribe.

El doctor Ángel Juárez, jefe de la unidad de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora del Hospital Universitario La Zarzuela, nos explica cuáles son los tratamientos que sí se pueden hacer en verano para volver perfecta de las vacaciones.

Hilos reabsorbibles Silhouette Soft o lifting biológico

Esta técnica de carácter temporal atenúa la flaccidez del rostro y garantiza un efecto a medio plazo ya que, a través del proceso de reabsorción, se estimula la acción de los fibroblastos y la producción natural de colágeno, restaurando los volúmenes del óvalo facial. Los hilos Silhouette Soft están elaborados con ácido poliláctico y glicólico, materiales totalmente biocompatibles, reabsorbibles y biodegradables. “Sus componentes degradables son absorbidos a través del sistema metabólico con la producción de ácido láctico, una sustancia que se halla de forma natural en el cuerpo humano”, explica Juárez. El proceso de aplicación de las suturas dura aproximadamente 30 min y se realiza con anestesia local y de forma ambulatoria. Los resultados se mantienen hasta 18 meses. (Su precio, desde 1.500 euros).

Ácido hialurónico y vitaminas para las pieles deshidratadas y desvitalizadas

“El ácido hialurónico es una molécula que está presente de forma natural en nuestro organismo y que ‘sujeta’ la dermis al tiempo que preserva la hidratación y elasticidad cutáneas.” Empleado como relleno, para recuperar el volumen perdido con el paso del tiempo y suavizar pequeñas arrugas, “funciona muy bien en el surco nasogeniano, el código de barras, para aumentar el volumen labial, en los pómulos y en el pliegue de marioneta”, precisa el doctor.

Para las pieles deshidratadas el doctor recomienda una técnica antiaging que combina ácido hialurónico y una serie de activos nutritivos -vitaminas a, b, c, e; aminoácidos, y antioxidantes- que combate la falta de firmeza y densidad de las pieles ‘maltratadas’ y envejecidas. El tratamiento consiste en la aplicación de estos activos en el rostro mediante mesoterapia facial; esto es, una serie de pequeñas infiltraciones intradérmicas para lograr la reactivación celular. “Es un tratamiento perfecto para pieles apagadas por causas como el estrés, el cansancio o una exposición solar prolongada. Además, esta técnica atenúa las líneas de expresión”, explica el doctor Ángel Juárez. Los resultados comienzan a apreciarse dos semanas después de la primera sesión. Consiste en la infiltración de una mezcla de sustancias que oxigenan la piel y vascularizan la zona, activando el fibroblasto para que sintetice el colágeno responsable de la tersura cutánea. El experto recomienda un mínimo de tres sesiones cada 15 días. (Su precio: 150 euros la sesión)

Piel más luminosa con bioestimulación y mesoterapia virtual

La infiltración de factores de crecimiento epidérmico resulta muy adecuada para las pieles fotoenvejecidas. Se trata de un tratamiento restitutivo del envejecimiento cutáneo (mejora de la textura, tono y aspecto de la piel), cuyo objetivo es la estimulación biológica del fibroblasto a través de los factores de crecimiento, proteínas que desempeñan funciones esenciales en la regeneración y reparación de los tejidos cutáneos. “La técnica comienza con la obtención de una pequeña muestra de sangre del paciente que se enriquece para obtener un plasma rico en plaquetas, con concentraciones de factores de crecimiento cinco veces superiores a los de la sangre normal. Luego, se infiltra mediante microinyecciones y de esta manera se estimula la síntesis de colágeno y elastina, la piel se regenera y detenemos el adelgazamiento cutáneo”, explica el doctor Ángel Juárez. “Al tratarse de un material autólogo, no hay rechazo y los resultados son muy buenos”.

Por otro lado, la mesoterapia virtual es una alternativa a la tradicional ya que no requiere inyecciones. Resulta muy apropiada para recuperar la luminosidad y tersura cutáneas y paliar la deshidratación. “Su tecnología se basa en la electroporación por ondas electromagnéticas que, durante unos segundos, alteran las membranas celulares para que los principios activos (vitaminas, aminoácidos, coenzima Q10 y ácido hialurónico) penetren en las células”, explica el doctor.