FUENTE: YO DONA

Son muchas las firmas de lencería que ya incluyen en sus colecciones sujetadores específicos para dormir con un objetivo claro: evitar la caída del pecho y la formación de arrugas. Sin aros ni corchetes, sin costuras, en tejidos más suaves, con tirantes anchos y del mismo tejido que el resto del sujetador… Las claves del sujetador perfecto para dormir las tenemos claras con un simple vistazo a las opciones, pero, ¿hay que dormir realmente con sujetador?

El doctor Ángel Juárez, cirujano plástico y jefe del departamento de cirugía plástica, estética y reparadora del Hospital La Zarzuela, Madrid, nos explica que “realmente no hay nada, ni escrito ni demostrado ni estudios, que demuestren que el uso del sujetador durante la noche evite la caída del pecho. La caída del pecho tiene que ver con el grosor de la piel, con la elasticidad de la piel y con los ligamentos de la mama. Con el paso de los años disminuye tanto el grosor como la elasticidad de la piel y los ligamentos se hacen más débiles y es, por tanto, lo que provoca la caída del pecho. Dormir o no con sujetador no influye ni en el grosor, ni en la elasticidad ni en los ligamentos.”

Muchas firmas afirman que son especialmente las mujeres con mucho pecho las que no deberían olvidarse del sujetador a la hora de ir a la cama con el fin de evitar que ese ‘sobrepeso’ de la mama provoque una caída mayor del pecho, el experto aclara que es más una cuestión de comodidad que por los efectos negativos de no usarlo: “En el caso de mamas muy grandes a veces se recomienda el uso de un sujetador suave, de algodón y sin varillas, porque de esta manera el pecho está más recogido y resulta más cómodo a la hora de dormir, pero no porque tenga un efecto sobre la caída del mismo”.

Sin embargo, si eres de las que sí duerme con sujetador, pero con el primero que pillas, toma nota, porque esta rutina sí que podría tener un efecto negativo en tu salud.

Un sujetador inadecuado por la noche puede comprimir el pecho, y se pueden producir pequeños nódulos grasos, o se pueden producir alteraciones de drenaje linfático porque de alguna manera se está oprimiendo el pecho”, advierte el doctor Juárez.