FUENTE: ESTETIC.es

Una alimentación sana y unos hábitos de vida saludables que incluyan ejercicio son la fórmula universal para estar en plena forma durante todo el año. Pero, está también más que comprobado que el verano y las vacaciones son más bien enemigos de esos buenos hábitos…

Para el doctor Ángel Juárez, jefe del departamento de cirugía plástica, estética y reparadora del Hospital La Zarzuela, de Madrid, ”el hecho de que los expertos en cirugía plástica de nuestro país constatemos un aumento considerable de consultas durante el mes de septiembre, se debe en gran parte a que superada la época de vacaciones y de excesos, el paciente quiere verse con un aspecto renovado. Además, tener unos meses para recuperarse tranquilamente y poder ocultar las cicatrices con la ropa también influye, y es por eso que una gran mayoría de pacientes se decanta por esta época del año para mejorar su físico”.

¿Cuáles son las intervenciones más demandadas? Una de ellas es el aumento mamario. Y es que, debido a que se desaconseja tomar el sol durante las seis semanas siguientes a la operación, el otoño es la estación perfecta para someterse a un aumento mamario. ”Otro de los motivos son los vendajes y el sujetador indicado para utilizar en el postoperatorio, que mantiene la zona protegida y tapada, por lo que en verano resulta más incómodo su uso”, explica el doctor Ángel Juárez.

Una alimentación sana y unos hábitos de vida saludables que incluyan ejercicio son la fórmula universal para estar en plena forma durante todo el año

Otra intervención muy demandada es la liposucción. La acumulación de grasa, en localizaciones concretas o de forma generalizada, hace perder al cuerpo la armonía de su contorno. En algunos casos  viene determinada por factores genéticos o ambientales (sedentarismo, mala alimentación, etc.). ”La distribución grasa varía en función del sexo: en los varones se localiza generalmente en la zona abdominal y en las mujeres tiene mayor tendencia a localizarse en las caderas o muslos. Con esta técnica remodelamos la silueta y se consigue una piel  más firme y elástica”, añade el cirujano.

”En ocasiones, si se trata de mucho volumen, hay que realizarla en varios procedimientos. Los puntos se retiran a la semana aunque las molestias y equimosis (moratones) pueden persistir durante 2-3 semanas. La incorporación a la vida laboral puede realizarse 48-72 horas post-intervención”, comenta el doctor.

También está la abdominoplastia, una intervención que consiste en la resección de un segmento de piel y grasa abdominal, a la vez que se restaura la musculatura de la pared del abdomen, de forma autóloga o con mallas de distintos materiales. ”Es uno de las procedimientos que más satisfacción produce al paciente porque consigue un cambio muy evidente en la silueta. Además, la cicatriz suele camuflarse con la ropa interior”, señala Ángel Juárez.

Finalmente está la rinoplastia, una intervención con la que se consigue mejorar el aspecto de la nariz, modificando la punta, el perfil o la anchura de la misma, ya que su alteración es una de las que más problemas psicológicos causa. ”La nariz es una de las partes más importantes del rostro por lo que debe estar en armonía con el resto de la cara. Con esta cirugía conseguimos adaptarla a las proporciones y forma que cada paciente necesita”, concluye el doctor.