FUENTE: ELLE

A pesar de que esas cicatrices dependen de la piel y la capacidad de cicatrización de cada persona, dejan huella. En el caso de la reducción de pecho, en la propia página web de la SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética) advierten: “la reducción mamaria deja cicatrices permanentes y visibles, aunque disimulables bajo el sujetador o el bikini. Los problemas de cicatrización son más frecuentes en fumadores… aunque su cirujano plástico hará lo posible porque se noten lo menos posible”.

Y en el caso de la abdominoplastia esta misma Sociedad informa que: “en ocasiones, existen cicatrices inestéticas en la región abdominal, casi siempre debidas a intervenciones quirúrgicas previas … A pesar de que no existen medios para hacer desaparecer completamente una cicatriz, si se puede mejorar su aspecto mediante una nueva intervención en la que se extirpa la cicatriz y se vuelve a suturar en condiciones óptimas.”

Pues bien, ahora un láser llamado Urgo Touch, que es el resultado de diez años de investigación por parte de cirujanos estéticos, expertos en láser y dermatólogos, promete dejar cicatrices menos visibles. De hecho, su eficacia está clínicamente probada y publicada en un estudio en la prestigiosa revista Aesthetic Plastic Surgery Journal.

¿En qué consiste?

Se trata de un láser de diodo portátil que se aplica en el mismo momento de la operación de cirugía plástica o reparadora. “En quirófano, bajo los efectos todavía de la anestesia (por lo que es totalmente indoloro) y justo cuando la operación ha terminado”, cuenta Ángel Juárez, jefe de la Unidad de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética del Hospital La Zarzuela. Así estimula el proceso de cicatrización desde el principio, justo después de las suturas. “Provoca un aumento controlado de la temperatura en la dermis y con ello consigue disminuir la reacción inflamatoria y activar la síntesis de colágeno nuevo, imprescindible para mejorar la cicatrización y conseguir la turgencia y elasticidad cutáneas”, asegura el doctor Juárez.

Urgo Touch el láser que borra las cicatrices Prensa Doctor Angel Juárez revista elle

Resultados

Consigue una reducción de las cicatrices de entre un 29% y un 53%. Por su parte, el cirujano plástico Franco Góngora asegura que obtiene una reducción media de la cicatriz del 36%. “La cicatrización es tan personal como el color de la piel. Por más que se quiera igualar, la equiparación nunca es cien por cien perfecta. Nunca hay dos tonos iguales como nunca hay dos cicatrizaciones iguales. Por esa misma razón, ningún tratamiento cuyo objetivo sea una mejor cicatrización tendrá idéntico resultado. Sin embargo, en cualquier caso o en cualquier piel, puede actuar UrgoTouch, con efecto sino borrador, sí reparador. Y sin posteriores visitas al cirujano ni otros tratamientos”, asegura el Dr. Juárez.

¿Algún pero?

Los dos o tres días posteriores a la intervención se puede experimentar hinchazón por el efecto vasodilatador del láser y también enrojecimiento durante cinco días. Además, si la cicatriz no se protege a conciencia de los rayos solares con un SPF 50 ó 50+ se puede hiperpigmentar. “Los seis meses posteriores a la cirugía, que es el tiempo que tarda en producirse la maduración de la cicatriz, hay que aplicarse bloqueadores solares SPF50”.

Precio: Depende de la longitud de la cicatriz, pero los precios van desde los 150 € hasta los 600 €. Por ejemplo, en un pecho estaríamos hablando de 150 € por pecho, mientras que en una abdominoplastia, que es de lado a lado, subiría a 600 €.

Dónde:

Doctor Ángel Juárez (Madrid, tel. 913 07 04 34).