Reducción de Pecho

La reducción de pecho es la técnica quirúrgica indicada para reducir el tamaño de las mamas. La operación de reducción se realiza al mismo tiempo que el remodelado de los senos.

Mediante la extirpación de piel, tejido mamario y tejido graso se consiguen unas mamas más ligeras, más firmes, con más proyección y más acordes con el resto del cuerpo.

Esta intervención puede aliviar los problemas relacionados con unas mamas excesivamente grandes y pesadas como el dolor de espalda, de cuello o la irritación cutánea, que son algunos de los problemas derivados de un pecho grande. Al mismo tiempo puede ayudar a la paciente a mejorar su autoestima.

La clínica del Dr. Ángel Juárez cuenta con los mejores especialistas en Reducción de Pecho, así como una amplia experiencia en este tipo de intervenciones. Puedes concretar una cita con el equipo de especialistas de la clínica a través del formulario de contacto.

Solicita Información

¿Quién puede someterse a una reducción de pecho?

Más que por un tema únicamente estético, la reducción mamaria se realiza por un problema físico. En ocasiones un tamaño excesivo de las mamas dificulta la realización de actividades cotidianas o de algunos deportes.

Este tipo de intervención está especialmente dirigida a mujeres que tras la finalización del desarrollo corporal no están a gusto con el tamaño excesivo de sus senos. El ciclo de crecimiento de las mamas termina entre los 17 y 19 años aproximadamente.

También está indicada la intervención en casos en los que se haya producido un posible aumento de la mama, como consecuencia de cambios hormonales, tal y como ocurre en los embarazos, la lactancia y la menopausia.

¿En qué consiste la intervención?

La cirugía consiste en elevar el complejo areola-pezón a su posición ideal, retirar el exceso de piel y tejido mamario y grasa y remodelar el tejido glandular restante para dar forma a la nueva mama, fijándola en una posición más elevada para evitar su caída posterior.

Para cada mama se decide la técnica quirúrgica más adecuada:

  • En casos de reducciones moderadas, las incisiones se localizan una alrededor de la areola y otra incisión vertical hasta el surco de la mama.
  • En casos de grandes reducciones puede ser necesario añadir una incisión horizontal a lo largo del surco de la mama.

Al finalizar la cirugía se coloca un vendaje en el pecho y se deja un tubo de drenaje en cada mama, que habitualmente se retira al día siguiente.

La reducción de pecho es una intervención que se realiza bajo anestesia general en un quirófano y requiere habitualmente un ingreso de 24 horas. La duración aproximada es de 2 a 3 horas.

El mejor equipo de cirujanos estéticos especializados en reducción de mamas

Preoperatorio de una reducción de pecho.

  • En la primera visita se evalúa el tamaño y la forma de las mamas, la consistencia de las mismas, la altura de la areola en relación al cuello y su posición, las características de la piel, la forma del tórax, la forma y el tamaño de las areolas y la existencia, o no, de asimetrías.
  • Es preciso solicitar una prueba complementaria previa a la cirugía, como una mamografía o ecografía, según la edad y la historia de la paciente.
  • En esta primera visita se le expondrán las diversas técnicas quirúrgicas. Es importante que la mujer comente sus preferencias y exponga sus expectativas.
  • Antes de la cirugía se solicita un estudio preoperatorio y una consulta con el servicio de Anestesia.

Cuidados postoperatorios de una reducción de pecho.

  • Al día siguiente de la intervención se retiran los drenajes y el vendaje se cambia por un sujetador de algodón sin varillas que la paciente tendrá que llevar día y noche durante un mes.
  • La paciente se notará cansada durante unos días y durante el postoperatorio se recomendará un reposo relativo, sin realizar esfuerzos físicos, pudiendo hacer una vida totalmente normal al mes de la cirugía.
  • No es necesario retirar las suturas.
  • Se recomendarán drenajes linfáticos para disminuir la inflamación. La hinchazón puede tardar unas semanas en desaparecer por completo.
  • Tras la reducción de pecho puede ser normal notar una disminución en la sensibilidad de los pezones. Esta situación es generalmente temporal.
  • Las cicatrices al principio pueden estar duras y sonrosadas. Puede tardar más de un año en verse el resultado definitivo de las cicatrices.

Cirugía especializada en mamas

AUMENTO DE PECHO

MASTOPEXIA